Una mascota bilingüe

Isabel llevaba más de un año pidiéndonos que le compráramos un perrito y al final se salió con la suya. Así, en octubre apareció en casa Becky. Honestamente no tenía el menor deseo de complicarme la vida, pero nunca se me olvida cuando de pequeña yo traje una perrita callejera a casa y mi bisabuela – después de mucho convencerla, claro está- nos dejó tenerla. Pues nada, que ahora somos cinco.

Becky

Becky cuando llegó a casa por primera vez

 

A Becky nos dirigimos lo mismo en ruso que en español. No conozco a ninguna mascota bilingüe, pero en Internet he encontrado algunos casos, precisamente en familias con dos lenguas. Dicen que lo importante no es la palabra, sino el tono con que se le hable. Espero no confundir demasiado a nuestra perrita.

Además de todos los beneficios que les aporta a los niños tener un perro, en nuestro caso Becky es una amiga más a quién dirigirse en español. Aquí te puedes hacer una idea.

 

¿Tus hijos tienen mascotas? ¿Cómo les hablan?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me encantaría saber tu opinión.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s